¡FUERA TODO AFÁN!

Los días pasan y el mundo cada vez se vuelva más acelerado, las personas viven trabajando sin descanso, descuidando su relación con Dios, su familia y hasta su salud.

Este ferviente deseo por trabajar nace debido a que estamos preocupados por acaparar cosas, por obtener y por guardar para el mañana. He escuchado a padres decir que todo su esfuerzo lo hacen por dejarles una buena herencia a sus hijos, para vivir bien, tener la mejor casa, la mejor ropa, etc. Lo que ellos no saben es que esas preocupaciones lo enferman y lo van destruyendo a ellos mismos. El tiempo se va volando y llega un momento en que se dan cuenta de que no disfrutaron de su juventud, de su familia, de su vida.

En muchas ocasiones, también nosotras seguimos la corriente de los que nos rodean, así que pasamos los días preocupadas por lo que vamos a hacer mañana, si vamos a comer, si podremos lograr aquello que me propuse, si consigo comprar aquello que deseo, si mi hijo crece y aún no tengo nada; llevándonos eso a desenfocarnos de lo que somos en Dios, de que somos dependientes de Él.

Querida amiga, no está mal que trabajes, que te esfuerces, lo que está mal es que te afanes tanto que el desequilibrio acapare tu vida. Todos los excesos son dañinos, así que no le des cabida al afán y a las preocupaciones por el día de mañana; pues así como Dios mostro su mano hoy para sustentarte, así también lo hará mañana y pasado mañana y durante toda tu vida.

Es tiempo de que te despojes de todo lo que te afana, de todo lo que te roba la paz, y que empieces a pensar y a creer que tu Dios tiene el control de lo que te falta, de lo que tienes y de lo que tendrás. Empieza a disfrutar la vida que Dios te dio, ama a tu familia y saca tiempo para ellos, dedica tiempo para ti y cuídate, ¡No todo es trabajo!

Si el cuida de las aves, cuidará también de ti. ¡Fuera todo Afán! ¡Crece a Color!

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo,vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? (Mateo 6.26)

Por: Tey Abreu

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: