¿DÓNDE ESTÁ TU CORAZÓN?

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. (Mateo 6: 19-21)

En la actualidad el mundo está acelerado, la gente busca tener, agrupar cosas, ganar dinero, comprar vehículos, ropas; en fin, hasta los cristianos que sabemos que nuestra verdadera morada no está en la tierra, a veces nos olvidamos que solamente somos peregrinos, y extranjeros; y nos unimos a la corriente de este mundo.

Cuantas mujeres a nuestro alrededor creyendo que su belleza es un tesoro, que su cuerpo, que su casa, vehículos, un novio, un esposo, un hijo, etc. Son lo más importantes para ellas, en eso invertimos nuestros tiempo, esa es nuestra prioridad, pero sin embargo al morir qué queda, la piel con el tiempo se arruga y esa belleza física a dónde se va?

Muchas veces nos afanamos por poseer, y vivimos nuestra vida trabajando, o ponemos toda nuestra atención en alguien o algo, no es que esté mal, pero ¿Acaso estoy olvidando que hay algo más importante que no son las cosas de este mundo? Todo en exceso trae problemas, todo lo que en un momento le quite Dios el primer lugar está mal.

Amiga, los tesoros de la tierra, aquí se quedan, se pierden, se van, no son eternos; sin embargo, al nosotras acumular tesoros en el cielo, servir a Dios, tener tiempos de adoración y oración, ayudar a otros, amar a mi prójimo y hacer su voluntad, eso repercute en la eternidad, eso es lo que en verdad tiene valor.

¿Cómo saber dónde está tu corazón? Es fácil, lo primero que debes hacer es identificar a qué le dedicas más tiempo, en que piensas más, por qué te afanas, cuál es tu preocupación, ahí encontrarás tu corazón, pues nosotras siempre ponemos todas las fuerzas de nuestro corazón en lo que más amamos, en nuestros tesoros. Si ese tesoro es un hombre, si son las prendas, si es ese carro, si es algo que no tiene que ver con el cielo, te tengo una mala noticia, no conseguirás saciarte, siempre querrás acumular más y en algunos momentos hasta perderás lo que más ames, que es ese tesoro.

Preguntémonos en este día, ¿qué tesoros puedo empezar a acumular en el cielo?

Empecemos a poner todo nuestro corazón en las cosas eternas, en las cosas de arriba, pues esa sí que serán para siempre y nadie las podrá robar ni quitar.

Recuerda: DONDE ESTÁ TU TESORO, ALLÍ ESTÁ TU CORAZÓN.

¡Acumula tesoros en los cielos! ¡Crece A Color!

Por: Tey Abreu

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: