MAMÁ Y YO… ¿AMIGAS O ENEMIGAS?

Desde tiempos muy antiguos, las relaciones entre madres e hijas han pasado por diversas situaciones en las que ambas creen que la otra falla, y lastimosamente, esto ha dado lugar a desenlaces caóticos, en las que el diario vivir se convierte en una guerra campal, donde se ha llegado a extremos inimagibles, donde los lazos de armonía se destruyen por completo ocasionando muchas veces daños y rupturas permanentes.

Es natural que existan pequeñas peleas o discusiones con tu mamá por cierta cosa en la que alguna de las dos falló, por diferencia de ideas e incluso por asuntos relacionados con la edad. Por ejemplo, si eres una chica adolescente y le pides permiso a tu mamá para salir con tus amigos y amigas, ella naturalmente te preguntará “¿a dónde vas?”, “¿con quienes?”, “¿sí llevas tu móvil?” y probablemente te pondrá una hora específica para que estés de regreso en tu casa. Esto al principio podría molestarte e incluso hacerte pensar que es una anticuada, que no respeta tu privacidad y cosas similares, pero debes tener muy en cuenta que lo único que ella hace es protegerte y procurar tu bien.

Es difícil mantener una relación tranquila si tu mamá tiene un carácter fuerte, por eso he aquí algunas recomendaciones que puedes seguir para mejorar en gran medida tu convivencia con ella:

  • Gánate su confianza.

Cuéntale poco a poco algunas cosas que creas que serían importantes para ella. Como que te sacaste una buena nota, o que tuviste un pequeño problema con alguna de tus compañeras, que ganaste un concurso, que tuviste una pesadilla, que te fascina cierto programa de televisión, por ejemplo.

  • Pídele consejos.

Si se te presenta alguna situación problemática, procura contárselo, de esta manera, ella sentirá que tomas en cuenta su opinión, y cuando tenga alguna cuestión similar, ella hará lo mismo contigo. Hazle partícipe de tu vida y ella te hará partícipe de la suya.

  • Hazle cumplidos.

Si notas que acaba de ir al salón de belleza y está tratando de sentirse y verse bella, hazle saber que ya lo notaste y que te encanta cómo se ve.

  • Ayúdale con las tareas de la casa.

No importa qué sea, o lo pequeño que sea. Lo que interesa, es la voluntad que tengas cuando ella necesite de tu ayuda en las tareas domésticas. Además es útil que también tú aprendas un poco sobre este tema.

Como sabemos, no todas las mamás son iguales, pero siempre es necesario vivir en armonía con ellas; para esto, tú mejor que nadie, sabes cómo hacer que su

temperamento baje, qué hacer para que esté contenta, y sobre todo, para que en vez de brindarte una guerra, te regale con todo su amor, una plática amena con los mejores consejos.

Las mamás deben respetarse y entenderse en todo momento, después de todo son el ser más maravilloso sobre la Tierra, quien nos dio la vida y quien busca siempre nuestro bienestar. Si aún no tienes esa relación de armonía y paz con tu mamá, te invito a que lo hagas, es hermoso sentir que tu mamá puede ser también, tu mejor amiga.

Y tú, ¿qué dices?, cuéntanos, ¿cómo es la relación que tienes con tu mamá?

Por: Susan S.

Categorías: Hija A Color | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: