DIOS TE AMA, ÁMATE

En nuestros días podremos pasar por muchos problemas y circunstancias desagradables, nuestras ilusiones y sueños parecen imposibles de cumplir y muchas veces rotos, incluso llegamos a pensar que Dios no está a nuestro lado, que se olvidó de nosotras, que no está disponible, que se acabo su amor; lo cual trae consigo que nos deprimamos y nuestra estima baje en gran manera, pero tenemos que tener hoy y siempre presente que Él nunca se olvida de nosotras; en todo momento y en cualquier lugar que nos encontremos Él siempre está ahí a nuestro lado, guardándonos, cuidándonos, sosteniéndonos, amándonos.

En muchas ocasiones solemos pensar que nadie nos ama, ni nuestra familia; que el amor de pareja no existe, que no fuimos creadas para que nos amen, o simplemente creemos que ese amor no es real y puro, pues las decepciones familiares y amorosas han llenado nuestra vida de tristeza, de amargura, baja estima; nos han convertido en una mujer sin color.

Nuestros defectos, equivocaciones y pecados son nuestro principal enfoque, llevándose ellos  nuestra la alegría y la felicidad; sentimos odio hasta nosotras mismas y muchas veces preferimos o deseamos morir, pues creemos que no valemos nada.

Amiga, a pesar de lo oscura que nos podamos ver, de la ausencia de color que llene nuestra vida, te tengo buenas noticias, y es que hay una esperanza. Es necesario que sepamos y creamos con todo nuestro corazón, no sólo con nuestra mente, que Dios nos ama tal y cual somos, con todas nuestras virtudes y defectos, con nuestros errores y aciertos; nos ama en todo tiempo, en medio de la felicidad y en medio de los problemas. Nuestra mente humana no logra entender ese amor, pero tenemos que saber que el amor de Dios es infinito, único, grande, eterno, inmenso, indescriptible.

Sólo mantendremos la confianza en Dios en medio de los problemas cuando creamos con todo nuestro corazón en su amor. Experimentaremos este amor puro y verdadero en nuestra familia y en un hombre cuando nos demos cuenta de nuestra valía y seamos capaces de amarnos realmente a nosotras mismas, así como Dios nos ama. A partir de entonces experimentaremos el verdadero amor de Dios con nosotras y nuestros semejantes. Nos sentiremos libres de pecado, sentiremos que Dios hace de lo débil fuerte, cuando entendamos que Dios es un Dios perdonador, misericordioso y fuerte, que de lo poco hace mucho.

Dejemos en este día de enfocarnos y de mirar las cosas negativas que nos pasan, hacemos o tenemos. Aún en medio de dificultades creamos y confesemos el gran amor de Dios hacia nosotras. Cuando tu mente te diga que no veles nada, recuerda que no eres cualquier cosa, vales mucho. Así que no permitas que tus pensamientos roben el valor que tienes en Dios. Comienza a practicar el amor de Dios en tu vida.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas”. (Efesios 2.10)

¡Amémonos como el nos ama! ¡Crezcamos A Color!

Por: Tey Abreu

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: