NO JUZGUES SIN CONOCER

Cuando alguien nos habla mal de otra persona y nos cuenta cosas horribles de ella o él, sucede que si en algún momento tenemos la ocasión de conocer, tenemos una idea preconcebida de cómo es que afecta nuestro modo de verle. Nunca hemos visto a esa persona, jamás la hemos conocido, y sólo porque alguien dijo que era de esa manera le juzgamos y no miramos con buenos ojos el conocerle. Pasa lo mismo en todos los ámbitos, nos presentan un hombre y luego nos dicen que ese no vale la pena, que es un mujeriego, que es irresponsable, que no sabe hacer nada, que es flojo; y al final, lo mismo, le juzgamos aún sin haberle concedido la oportunidad de dejarle hablar, o al menos, de tener la duda que dichas personas son así.

Creo, amigas, que siempre debemos de dar una oportunidad a las personas, e intentar conocerlas antes de enviarlas derecho a nuestra lista negra. No debemos ir por ahí hablando mal de los demás. Es posible que algún día hicieses daño a alguien y no creo que te guste que por ello anden hablando mal de ti y encasillándote de tal manera que otras personas anden juzgándote aun sin conocerte.

¿Se imaginan ustedes que Dios nos juzgara de esa manera? Es imposible plantearlo siquiera porque Él, en su gran misericordia y amor, nos ama con todos nuestros grandes defectos, con toda nuestra maldad, con toda nuestra amargura que llevamos dentro. ¿Entónces, por qué nosotras hacemos daño a otro ser humano igual que nosotros?¿Por qué no dar la oportunidad del perdón, de decirle que lo queremos a pesar de todo lo malo que nos ha supuesto? ¿No sería un mundo mas maravilloso que todos pudiéramos hablar, dialogar con las personas que tenemos problemas, con nuestros familiares, hermanos, y amigos?

Amigas, la vida está llena de tropiezos que nos hacen caer una y otra vez, pero si tenemos un poco de bondad en nuestros corazones seguro que llegaremos a ser mejores personas, perdonemos como Dios nos perdona a nosotras. Deja todos tus rencores en un baúl, guarda tus enojos, guarda todo lo malo que pueda salir de tu boca y dedícate a hacer la paz con tus amigos, familia, y pareja. Víve tu vida llena de paz, deja que Dios fluya dentro de ti y haga los milagros que sólo Él sabe hacer, déjalo que se haga presente en todo lugar que te encuentres.

No juzguemos amigas, que después de igual manera nos juzgarán a nosotras. Pidamos a Dios ser diferentes, y que nos ayude con todo lo que hoy nos angustia. Recuerda que Él murió por ti, por mí, y por el mundo entero.

¡No juzgues! ¡Crece A Color!

Por: Shoshan

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: