NOVENO MANDAMIENTO DEL MATRIMONIO: VOLVERÁS A EMPEZAR UNA Y OTRA VEZ

El matrimonio no es que recibo sino que doy, no es todo alegría,  en ocasiones hay dificultades. No se trata de que no haya desacuerdos,  sino de que esos desacuerdos los resolvamos juntos y volvamos a  empezar las veces que sean necesarias. Si aún no has descubierto la emoción de volver a comenzar, te estás olvidando de una de las piezas fundamentales del matrimonio. Si tu pareja es rutinaria y aburrida, necesitas tomar este mandamiento en serio.

La Biblia nos da una imagen cruda de un matrimonio del que cualquiera diría que no tendría posibilidades de sobrevivir. La novia no era la que el novio había elegido y, de hecho, no estaba en sus planes ni siquiera como una segunda alternativa. Como si esto fuera poco, el matrimonio comenzó con un engaño. Esta es la historia de Jacob, Lea y Raquel, la cual  demuestra un principio importante: los malos comienzos en el matrimonio no son determinantes. Sin embargo, no importa lo mal que hayan comenzado nuestros matrimonios, podrán tener un final feliz si permitimos que Dios los sane y los renueve.

Seis principios para volver a empezar una y otra vez:

Si la fórmula para la felicidad matrimonial se hallara en una píldora, sería la “Vitamina A”. Los elementos de restauración para un nuevo comienzo, todos empiezan con la letra “a” y se basan en pasajes de Las Escrituras. La aplicación de los principios bíblicos puede traer nueva vida y vitalidad a cualquier matrimonio, sin importar su condición. Estos principios son:

Aceptación. Sin esto no habría matrimonio capaz de sobrevivir a las diferencias que con seguridad han de aparecer cuando dos personas conviven. Necesitamos aceptarnos el uno al otro de la misma manera en que Dios nos acepta: incondicionalmente.

Atención. No hay nada que demuestre tanto amor como la atención. Son innumerables las maneras en que puede darle a su cónyuge la atención que se merece. Sé creativa,  espontánea, ¡pero préstale atención a tu pareja! Se asombrará por la manera en que ese tipo de atención le ayudará a “comenzar una y otra vez” con tu matrimonio.

Adaptación. Si deseamos tener matrimonios felices, tenemos que aprender a someternos unos a otros. Lo hacemos aprendiendo a adaptarnos a las necesidades, deseos, metas, sueños e idiosincrasia del otro. No puedes cambiar a tu esposo. Yo no puedo cambiar a mi esposo ni él a mí. Sin embargo, ambos hemos aprendido a ceder en ciertos casos, para poder “adaptarnos” el uno al otro. No obstante, la gente puede cambiar. Sí, ya sé que le dije que usted no puede cambiar a tu cónyuge, pero eso no significa que tu y tu pareja no puedan cambiar. Dios se ocupa de los cambios, Él hace nuevas todas las cosas, y eso incluye también a nuestro matrimonio.

Amnistía. El perdón es la clave del cristianismo, y también lo es de cualquier matrimonio saludable. La palabra amnistía proviene del griego y significa “olvido, mala memoria”. Mientras el perdón implica la cancelación de la deuda y la culpa por el error cometido, la amnistía lleva este proceso un paso más adelante al declarar al deudor o malhechor inocente de todos los cargos. ¡Es como si el hecho jamás hubiera ocurrido! La amnistía nos habla de un esfuerzo deliberado por pasar por alto las ofensas.

Agradecimiento. Los  dos elementos que componen el agradecimiento son: animar y edificar. Cuando animamos y edificamos a nuestro cónyuge, sucede otra cosa. Piense en lo que sucede cuando compramos una propiedad y le hacemos mejoras: aumenta su valor. Lo mismo sucede cuando animamos y edificamos a nuestros cónyuges. Se sentirán reconocidos y nuestras expresiones los ayudarán a ser cada vez mejores.

Afecto. La necesidad de afecto por parte de las esposas es algo tan fuerte que la falta de este puede llevar a una aventura amorosa extramatrimonial. El afecto es lo que crea el “ambiente” para la relación. Por eso es crucial que los cónyuges cubran las necesidades mutuas de afecto. Una buena manera de comenzar es con un simple pero afectuoso abrazo.

Por: Orquidea Abreu

Categorías: Esposa A Color | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: