SALIR DEL CUENTO DE HADAS

Toda mi vida he sido muy soñadora. Cuando pequeña siempre veía las telenovelas y la comparaba con mi vida real, tenía una familia feliz. Padres que me amaban y me consentían, cuando uno es niño eso es lo que más a uno le importa. Al pasar el tiempo y fui creciendo, no se porqué pero, todo cambió. Fue como si al crecer entré en una realidad que no esperaba entrar, algo que resultó muy chocante para mí.

Mis padres tenían problemas en el matrimonio, mi madre ya no era igual conmigo, mi padre ya no pasaba tiempo en familia.  Aún recuerdo aquellos días cuando mi padre me peinaba y jugaba conmigo y cuando era la preferida de mi madre. ¡Sólo recuerdo! Antes no pasaba un día sin que me dieran un beso o un abrazo, ahora pasamos semanas, meses sin ni siquiera mirarnos a los ojos.

¿Qué hice mal? ¿Qué sucedió? Pensaba que tenía a la mejor familia y que sería para siempre y todo se derrumba en un abrir y cerrar de ojos.  Todos siguen normal, pero algo en mí cambió, pues había salido del cuento de hadas, de mi vida perfecta.

Muchas son las preguntas que nos hacemos cuando algo similar a esto pasa, por lo general, nuestra vida cambia de un momento a otro, las situaciones desagradables llegan a nuestra vida y nos damos cuenta que las cosas no salieron como imaginábamos.

Amiga, cuando vemos que nuestra familia, noviazgo, matrimonio, amigos, ministerio o estudios marchan mal, que no resultaron como pensamos que iban a ser, cuando vemos que el cuento de hadas acabó, ahí es donde nuestro corazón se llena de dolor, es donde queremos y anhelamos salir corriendo, así como la sirvienta del palacio de Saúl. Me imagino que ella no quería que Mefiboset viera su realidad, que su padre y su abuelo habían muerto,  y peor aún que no sería rey. Esta mujer quería llevarlo lejos de su realidad, pero, ¿qué pasó? Resvaló y Mefiboset cayó al suelo, lo cual causó un daño tan grande que lo dejó paralítico de por vida.

Que curioso que a veces nos pasa igual, al salir de nuestro cuento de hadas corremos, nos llenamos de rencor, odio, amargura, ponemos barreras para que nadie nos vuelva a lastimar, dejamos de ser amorosas, hasta pensamos en el suicidio, pensamos en que ya nuestra vida no tiene sentido y es ahí donde quedamos inválidas, donde perdemos nuestro color.

¿Sabes? Hoy, tal vez estemos paralíticas, solo que no de nuestros pies, sino del alma. Sé lo que se siente estar así, sé lo que es vivir sin el amor de tus padres, sé lo que es ver un hogar derrumbado, que un amor te decepcione, que te salga mal un proyecto que tenías cuando todo iba tan bien. Pero mi refugio ha sido Dios. Cuando el cuento de hadas se cierra he podido encontrar reposo en Él, y es tú también puedes tenerlo.

Los problemas y las imperfecciones son algo normales en la vida, pero que bueno que cuando el cuento de hadas termina, tenemos un Dios que nos abre sus brazos para ayudarnos a pasar ese mal momento, porque ese Dios siempre tiene un propósito, un plan, una esperanza.

Amiga querida, en este día puedes ser libre de esa decepción, iniciar una nueva historia, comenzando de nuevo. Tal vez veas cosas que no te agradarán, pero con Dios podrás seguir adelante y cuando en tu cuento algo vaya mal, Dios te dará la sabiduría para enfrentarlo, así también te ayudará a perdonar y a superar todo lo que te mantiene paralítica.

 “En lugares de delicados pastos me hará descansar;
junto a aguas de reposo me pastoreará” (Salmo 23:2)

¡Aunque el cuento de hadas acabó, puedes volver a empezar uno mejor, en el Señor! ¡Crece A Color!

Anónimo. 

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: