¡LA INFERIORIDAD NO CABE EN MÍ!

Muchas veces te has esforzado hasta el cansancio para alcanzar algo que te habías propuesto y que te sentías plenamente segura de lograr, de repente alguien con astucia se sale con las suyas, derrumbando así  tus sueños, deseos de continuar; es ahí cuando comienzas a sentirte inferior y comienzas a pensar que no vale la pena continuar; que todo saldrá mal, que no vale la pena sacrificarte por tu ministerio, luchar por tu familia, estudios; descuidas tu salud, trabajo; sólo porque has quedado frustrada, con temor de continuar, pues sientes que otros se han llevado tus méritos y se han desbaratado tus sueños, llegando a dudar, incluso, hasta de Dios; llegando al punto tal de que te sientes que no vales nada. Es tan grande el grado de inferioridad que hay en ti que todo lo ves imposible dudando así del inmenso valor que hay en ti.

Quiero decirte que una Mujer A Color no es inferior a nadie, aunque hagas mil cosas y no seas tomada en cuenta, si lo haces de corazón, Dios si lo toma en cuenta. No dejes de esforzarte, de dar lo mejor de ti; que luches con entusiasmo es lo que Dios quiere de ti, porque vale la pena. Recuerda que una Mujer A Color brilla con luz propia, los aplausos y reconocimientos de la gente pueden hacerte sentir alagada, pero éstos son pasajeros; procura ser reconocida y aprobada por Dios, que todo lo que hagas sea conforme a su voluntad.

Si te fijas, la reina Ester vaciló sobre si iba a actuar en representación de su nación o tomar el sendero seguro de mantenerse callada mientras Amán estaba destruyendo a los judíos. En vez de callar, la reina Ester, arriesgó su vida al comparecer ante su esposo, el rey Persa, sin ser convocada; con esto quiero motivarte a que, así como Ester, te levantes, que seas valiente  y digas, completamente convencida: “La inferioridad no cabe en mí”, soy una valiosa princesa, hija del Rey de Reyes y Señor de señores. Aunque pases por pruebas, tormentas, decepciones, tribulaciones: Bendice el nombre del Señor en todo tiempo; Él rescata del hoyo tu vida, Él te corona de favores y misericordias, Él sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila. (Salmos 103:4-5)

“Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino”. Salmos 18:32.

Amada amiga, que no exista nada que te haga dudar del incalculable valor que tienes, del perfecto amor de Dios; que eres más que vencedora y, en Él, eres una mujer llena de plenitud, una Mujer A Color.

Por: Dorca Rojas  

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “¡LA INFERIORIDAD NO CABE EN MÍ!

  1. Anónimo

    Que bello articulo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: