QUINTO MANDAMIENTO DEL MATRIMONIO: NO TE ENDEUDARÁS

Esposas A Color, hoy continuamos el análisis del libro “LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL MATRIMONIO” de Ed Young. En esta oportunidad analizaremos el quinto mandamiento: “No te endeudarás”. La manera de manejar el dinero es una simple cuestión de mayordomía. Dios es el propietario de todo, el que coloca en nuestras manos las cosas. Este capítulo trata de cómo salir de las deudas y permanecer alejadas de ellas. Muchas de las tensiones del matrimonio provienen del ámbito financiero, aunque en ocasiones se manifiesten de otro modo. Gran parte de los consejeros matrimoniales piensan que más de la mitad de las rupturas son a causa del dinero, ya sea por tener demasiado, por tener poco, por una mala administración, por tener grandes deudas, por los intereses y todo el resto.

Muchas personas intentan dar solución al problema del dinero de manera simplista. Creen que si tuvieran más dinero, se solucionarían sus problemas. El caso de uno de los hombres más ricos de la historia echa por tierra ese mito. J. Paul Getty tenía más de cuatro mil millones cuando murió. Sin embargo, este hombre que se había casado cinco veces, comentó que envidiaba a las personas que disfrutaban de un buen matrimonio. Para Getty su vida era los negocios. Una de sus esposas señaló no sin cierta mordacidad que los negocios eran su primer amor y que la riqueza no era más que un subproducto. ¿Qué podemos aprender de los errores de Getty para lograr un buen matrimonio? Parte de la respuesta es la comprensión de lo que es el dinero. Aquí caben dos palabras: mayordomía y presupuesto.

No debemos nunca dejar la palabra mayordomía para el mundo de los vitrales. La mayordomía tiene que informarnos y dirigir nuestra vida cotidiana. Dejamos de entender lo que es el dinero y cómo se emplea cuando pensamos que es todo nuestro o que el 90% es nuestro y el 10% es el diezmo que corresponde a Dios. La realidad es que Dios es dueño de todo y nos da algo para que lo usemos durante un tiempo. Dios nos hace encargadas o administradoras de sus posesiones. La mayordomía se refiere a Dios como propietario y al ser humano como parte de esa sociedad. Que podamos cerrar la puerta a la tentación del materialismo no depende de cuánto dinero tengamos sino de la manera en que lo administramos. Si modificamos nuestra actitud posesiva por una actitud amplia de mayordomía estaremos cerrando la puerta a la tentación sobre las cosas materiales.

La segunda palabra, presupuesto, puede ayudar también a aliviar los problemas asociados con las finanzas. Existen muchos planes para administrar el dinero. Hace algunos años encontré uno que me pareció práctico. Es sencillo y sirve en la mayoría de los casos, salvo en aquellos con ingresos demasiado bajos o sumamente altos. Se le llama presupuesto 10- 70-20 y se trata de lo siguiente:

  • 1. En primer lugar, tome la totalidad de su ingreso y descuente el diezmo y los impuestos relacionados con las ganancias.
  • 2. Tome el 10% de lo que le quedó luego de apartar el diezmo y los impuestos y ahorre o invierta esa cifra.
  • 3. Emplee el 70% para las necesidades diarias.
  • 4. Aplique el 20% restante para reducir sus deudas.

La clave es tratar de vivir con el 70%, en algunos casos donde das finanzas son un caos puede que le lleve algún tiempo corregir esa situación.

EVITA LA CODICIA:

No hay nada que nos impulse tanto a meternos en deudas como la codicia, que bien puede definirse como bendiciones mal manejadas. Para librarte de ella debes:

  • 1. Aprender a admirar sin desear. Cuando vea algo que lo atrae en una vidriera, aprenda a mirarlo, sin la necesidad de comprarlo.
  • 2. Aprender a sacarte cosas de encima. Aprenda a regalar cosas que valora. Eso ayuda a mantenerse libre de la codicia.
  • 3. Aprender a ser generosa para con Dios. Piensa que lo que inviertes en buenas obras a favor de otras personas vuelve en bendición para con tus hijos.
  • 4. Aprender la realidad de la muerte con relación a las cosas. La muerte marca el fracaso final de las cosas. Podemos andar ostentando nuestro dinero mientras andamos por este mundo, pero no podemos llevarnos nada.

Las familias que replantean las prioridades disfrutan de una transformación notable. Promete junto a tu esposo lo siguiente: Hoy vamos a ajustar, recalcular, volver a planificar y a reprogramar nuestro presupuesto para poner a Dios en primer lugar. Así  estarán construyendo un grueso muro que los separará de la tentación de las posesiones materiales que podrían destruir su matrimonio y su familia.

Una pareja no debe inevitablemente meterse en deudas de tal forma que el matrimonio termine sofocado. Dios nos da a todos la oportunidad y la habilidad de manejar el dinero que Él nos da, de una manera que sea para la gloria de Dios y la bendición de los demás. A partir de hoy, puedes elegir ser una buena administradora y que el dinero no sea  un dios para ti!

¡No te endeudes! ¡Se una Esposa A Color!

Por: Orquídea Abreu

Categorías: Esposa A Color | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “QUINTO MANDAMIENTO DEL MATRIMONIO: NO TE ENDEUDARÁS

  1. Delsy Sandoval

    Agradecida de Dios por bella enseñaza .n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: