QUÉ ACTITUD TENER ANTE LA IRA

La ira es un afecto natural, como reacción a una injusticia experimentada. Es una emoción que se expresa con enojo, resentimiento, furia e irritabilidad. Pero cuando la cólera se convierte en odio y se desea el mal al prójimo, lo que es un sentimiento natural se convierte en una falta grave contra la caridad y el amor. Toda ira descontrolada, especialmente el deseo de venganza, está dirigida contra la paz y altera la tranquilidad del orden.

San Pablo en Efesios 4:26-27, nos dice: “Enójense, pero sin pecar; que el enojo no les dure hasta la puesta del sol, pues de otra manera se daría lugar al demonio.”

Como seres humanos que somos, no tenemos en nuestras manos evitar vernos envueltas en situaciones incomodas que nos provoquen ira o enojo, pero al encontrarnos en la búsqueda de una relación fuerte con Dios debemos tratar de reaccionar en esos momentos de manera que demostremos nuestra cristiandad, y además de que no nos afecte tan fuertemente a nosotras, también demos un ejemplo a los demás del cambio que puede hacer Cristo en nuestras vidas.

Continúa diciéndonos San Pablo en Efesios 4: 31-32,“Arranquen de raíz de entre ustedes disgustos, arrebatos, enojos, gritos, ofensas y toda clase de maldad. Más bien sean buenos y comprensivos unos con otros, perdonándose mutuamente como Dios los perdono en Cristo.”

Y dice Colosenses 3: 12-13, “Pónganse, pues, el vestido que conviene a los elegidos de Dios, sus santos muy queridos: la compasión tierna, la bondad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia. Sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el señor los perdono a su vez hagan ustedes lo mismo.”

Estos dos extractos de la biblia, nos dicen claramente cuál debe ser nuestra actitud ante esos momentos que desaten ira y enojo en nosotros. Y es simplemente que nosotras como cristianas en los momentos de ira, como en todos, debemos buscar  ser semejarse a Jesús y refugiarnos en él para manejar las cosas de manera correcta.

PASOS PARA MANEJAR LA IRA:

  • Reconocer el enojo y la ira que sentimos, está muchas veces se encuentra a flor de piel pero en otras ocasiones la hemos enterrado en lo más profundo convirtiéndola en resentimiento y dolor, y más que a nadie nos hace daño a nosotros mismos.
  • Reconocer que el enojo es pecado, y comenzar a ocuparse de él. Puesto que la ira es a menudo una respuesta a una herida recibida, se debe tener cuidado de no excusarla ni defenderla en nombre de la justicia. Aunque alguien haya pecado contra usted, aferrarse a la ira como respuesta, es pecado. La Biblia nos dice que no debemos pagar mal por mal, sino que venzamos con el bien el mal.

Lo que siempre debemos tener claro es que no estamos diciendo que el cristiano debe por el hecho de ser cristiano, dejar pasar todo lo que le moleste y no exigir sus derechos cuando lo deba hacer. El detalle está en la forma de hacer las cosas. Sin enojo y sin violencia, así se lograra mucho más que de otra forma.

  • Controlar las situaciones de manera pacífica y amorosa, trabajar en nuestro interior el quedar limpios de cualquier sentimiento maligno y poder seguir adelante, tratando a las personas que nos hieran o nos molesten con el amor que Dios nos trata día a día y nos ensena en el primer mandamiento.
  • Perdonar. De nada nos sirve que controlemos nuestros exabruptos y no sucumbamos a las discusiones y demás si lo que hacemos es guardar esos malos sentimientos y no los sacamos fuera. Esto lo que traerá es el endurecimiento de nuestro corazón y nuestra lejanía de Dios por ello debemos siempre refugiarnos en el mediante la oración para que sea el que nos guie y nos de la paz para lograr actuar como él espera de nosotros.

Querida amiga, la solución de Dios al problema del enojo, es ser mas como Cristo. Nuestra responsabilidad es revestirnos de su carácter. El Señor nos invita a cooperar con El en este proceso de transformación. Con cada paso de obediencia que demos, la paz de Cristo crecerá, y la ira se reducirá.

¡Pide ayuda a Dios! ¡Controla la ira! ¡Crece A Color!

Por: Wilda Medrano

Categorías: Crecimiento A Color | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: