COMPRENSIÓN ENTRE HERMANOS

En ocasiones conocemos los problemas de nuestras hermanas, pero no siempre comprendemos porqué actúan como lo hacen y estamos seguras de que lo harías mejor. Pero, es fácil opinar y juzgar sin estar realmente en la posición de los demás. Mejor sería que aprendiéramos a intentar escuchar y comprender por qué actúan así; identificarnos, ponernos sus zapatos.

¿Cómo será estar en tus zapatos?

“Yo desde fuera creo que es fácil, que seguramente me quedarían más sueltos que a ti, que te quejas demasiado, que podrías renunciar a tu trabajo y buscar uno mejor; que le diría adiós a ese hombre machista que tienes al lado, que me respetaría más, cuidaría mi figura, y no dejaría que la suegra se metiera en mis planes”.

¿Cuántas veces juzgamos las acciones de nuestros hermanos, pensando que nosotras actuaríamos mejor? ¿Con cuánta ligereza nuestra lengua tiene la habilidad de resolver los dramas ajenos? Pero, ¿y por casa cómo andamos?

Muchos de los problemas que nos desagradan a diario, son por la carencia de empatía.

La empatía es esa hermosa acción intelectual-emocional de “colocarse en los zapatos del otro”, pero de “ponerse” de verdad. No actuar como si “comprendiéramos”, sino tener la humildad de rasgarnos nuestros juicios y ubicarnos ahí. La empatía es una habilidad para la vida y desarrolla nuestra inteligencia emocional, es la capacidad de identificarnos afectiva e intelectualmente con los otros. Pareciera que esa “capacidad” a veces se encuentra limitada, somos rápidas en reconocer los errores en los demás, y pocas veces nos detenemos a preguntarnos “¿Por qué pensará así? ¿Qué le estará sucediendo dentro de su mente/corazón para actuar de esa manera?”

¿Qué ventajas tiene desarrollar la empatía?

Una fundamental, permite extender nuestra tolerancia, y capacidad de aceptación de los otros como individuos plenos, personas que pese a mostrarse y vincularse de formas diferentes a las nuestras, también están en lo cierto desde la escala de valores de su vida. La empatía a la vez nos permite despojarnos de la enorme carga que llevamos a cuesta, cuando creemos que todo el universo conspira contra nosotras, y tomamos todo a título personal. Nos habilita para relacionarnos con mayor campo de acción, recuperando relaciones que creíamos perdidas, pues nos permite aceptar y aceptarnos. Y por sobre todo, nos coloca en un lugar de observadores, en lugar de “maestros de la verdad absoluta” que es sólo una fachada de nuestro ego vanidoso.

¿Tienes empatía? ¿Cuánto crees que tienes desarrollada esta distinción? ¿Con quienes tienes menos poder de identificación? Cultivemos la empatía en nuestra relación con nuestros hermanos, estoy seguro de que fortalecerá el lazo de comprensión entre cada uno. ¡Comprende a tus hermanos! ¡Sé una Hermana A Color!

Por: Chuchi González

Categorías: Hermana A Color | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: