TERCER MANDAMIENTO DEL MATRIMONIO: MANTENDRÁS UNA COMUNICACIÓN FLUIDA

Seguimos analizando el libro “LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL MATRIMONIO” de Ed Young. En esta oportunidad nos detendremos en el tercer mandamiento: “Mantendrás una comunicación fluida”. La gente brinda todo tipo de explicaciones de por qué creen que cierto matrimonio va a andar bien: a) Tienen muchas cosas en común. b) Ambos provienen de buenas familias. c) Los dos son buenos cristianos.

Todas estas son buenas razones y pueden contribuir a que le vaya bien a la pareja. Sin embargo, existe un factor por encima de todos que puede hacer que un matrimonio resulte o se destruya. Si una pareja hace que esto sea una prioridad en su vida disfrutarán de unas relaciones íntimas y significativas por el resto de sus días. Si se niegan a ponerlo en práctica, tienen grandes posibilidades de que su unión sea desastrosa y que el matrimonio fracase por completo. Estamos hablando de la comunicación.

COMPRENSIÓN DE LA COMUNICACIÓN MATRIMONIAL:

Es probable que la mayoría de las personas defina a la comunicación como el intercambio de información a través del uso de palabras. Dicho de otra manera, si dos personas hablan, se estarán comunicando. No hay dudas de que una buena comunicación requiere del uso de palabras, pero hay mucho más que eso. Los factores no verbales como el tono de voz, la expresión facial y el lenguaje corporal pueden afectar mucho más la comunicación que la elección de las palabras.

LOS OBSTÁCULOS PARA UNA BUENA COMUNICACIÓN:

Los Compromisos. Muchas veces sacrificamos nuestros matrimonios por ser fieles a los compromisos. Muchos  matrimonios parecen felices y saludables sencillamente porque tanto el hombre como lo mujer están en muchas actividades. Sin embargo, no puede haber una comunicación saludable ni próspera en un matrimonio en el cual los integrantes no separan un tiempo para estar juntos.

Los Hijos. Si bien los hijos son sin duda el resultado más importante de la intimidad matrimonial, también pueden convertirse en el mayor obstáculo. Los hijos traen gran bendición a la pareja si bien también acarrean grandes responsabilidades. TAL VEZ SEA LA MAYOR RESPONSABILIDAD QUE Dios Pone sobre los hombros de la pareja. No existe ninguna duda de que los hijos hacen que sea más difícil hallar tiempo para la comunicación y la intimidad de la pareja.

La Televisión. Es asombroso y hasta alarmante cómo muchas personas parecen no poder subsistir sin la televisión. Según estudios realizados, destacan que una persona al final de su vida habrá pasado una década frente al televisor.

El Temor al Conflicto. Si en un matrimonio nunca hay conflicto es porque no se están comunicando. El conflicto es una parte normal de todo matrimonio. Mientras ambos integrantes de la pareja se mantengan dispuestos a comunicarse, podrán resolver los conflictos e incluso crecer y aprender de ellos. Sin embargo, hay personas que permiten que el temor al conflicto o al enfrentamiento los prive de una comunicación efectiva con el otro, incluso con su cónyuge.

NIVELES DE COMUNICACIÓN:

1. Frases Hechas. ¿Cómo te va? ¿Cómo estás? He descubierto que cuando alguien me saluda con alguna de estas frases hechas, en realidad no desea que le informe cómo me va realmente. Las frases hechas y la conversación casual sirven para notar la presencia de alguien y carecen prácticamente de significado. Las usamos en los contactos ocasionales, laborales y con las personas que recién conocemos. No tienen mayor sentido que un apretón de manos.

2. Solo los Hechos. Está lloviendo. La reunión es a las 9. Hay que cambiar el aceite del carro. Toda relación saludable requiere del intercambio de información. La comunicación de los hechos ayuda a que la pareja pueda planificar desde cómo se va a vestir o qué irá a hacer determinado día hasta como van a cuidarse el uno al otro y a los hijos.

3. Opiniones y Convicciones. Cuando transmitimos una opinión, le damos al que escucha una idea de qué nos motiva. En otras palabras, la persona descubre no solo lo que pensamos sino por qué. Nuestras frases de lo que opinamos o de nuestras convicciones reflejan nuestras creencias, lealtades y compromisos personales. Creo que… Pienso que… Me da la impresión de que…

4. Los Sentimientos. ¿Cómo te sientes? Conocemos los hechos, creemos en lo que opinamos, pero los sentimientos se experimentan y muchos de nosotros hemos perdido el contacto con esa experiencia. En el nivel de los sentimientos, ingresamos a una zona de peligro en nuestras relaciones. La razón es la siguiente: comunicar nuestros sentimientos requiere que nos expongamos a ser vulnerables. Y para poder crecer en la comunicación, debemos aprender a transmitir nuestros sentimientos con libertad y con sabiduría.

5. Comunicación de las Necesidades. Alcanzamos el nivel más profundo de comunicación cuando comunicamos nuestras necesidades. En el matrimonio, ambos deben aprender a comunicar las necesidades con tacto pero de una manera directa. Es en ese punto donde se da el tomar y dar. Es en el marco de este nivel de comunicación que una pareja crea vínculos y lazos de armonía que los hacen ser uno. Hablemos con precisión y escuchemos con atención.

¿CÓMO ACTIVAR LA COMUNICACIÓN MATRIMONIAL?

Una manera de profundizar la comunicación matrimonial es asegurarse de que tu cónyuge sepa cuánto lo amas. Dios nos ha creado para ser receptivos ante las palabras y actos de amor y devoción. Los cónyuges deben considerar prioritario el uso de palabras que confirmen el amor del uno por el otro. Esas palabras que salen del corazón proveen la base adecuada para un nuevo nivel de comunicación.

Otra manera es usar los elogios. No hay nada que cree un campo más propicio para una excelente comunicación matrimonial que derrochar elogios acerca de tu cónyuge. La mayoría sabe cómo elogiar verbalmente, aun cuando no lo hagamos con la frecuencia que deberíamos. Sin embargo no debes olvidar las innumerables maneras no verbales de manifestarnos. El elogio no verbal incluye el lenguaje corporal, la mirada, los gestos. Sé creativa al elogiar. No  es tan difícil. Deja notas de amor por la casa para que tu pareja las encuentre, usa tu celular para enviar mensajes de elogio y amor a tu pareja.

Este mandamiento tiene mucho que ver que su cónyuge sea tu mejor amigo. La recomendación, entonces, es: Aprendan a comunicarse.

Por: Orquídea Abreu

Categorías: Esposa A Color | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: