UNA VIDA DIGNA DEL EVANGELIO

Como cristianas y servidoras de Cristo, debemos andar y caminar conforme a su Palabra, debemos vivir una vida digna del evangelio. Al hablar de una vida digna del evangelio, sería interesante ir primero a la Palabra de Dios, ya que ésta es la que nos da respuesta en todo momento.

¨Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz¨. (Efesios 4:1-3)

En nuestro diario vivir, como humanas, con pecados, defectos, malos hábitos, etc., nos dejamos llevar de nuestra naturaleza y olvidamos que fuimos escogidas para transformar el mundo con nuestra forma de vivir, que somos partes de ministerios en la iglesia y que debemos de dar ejemplo. Muchas veces queremos vivir la vida a nuestro acomodo, buscando las cosas que le agradan a nuestra carne y llegamos al extremo de no andar por el camino que Dios tenía para nosotras, ya que nos lanzamos a vivir nuestros propios caminos, aunque muchas veces estemos ejerciendo una serie de ministerios o trabajos en el templo.

Me pasó algo muy curioso en una ocasión. Me encontraba en la cafetería de la universidad y hablaba con un grupo de amigos, algunos cristianos, otros no. Uno de ellos, cristiano y ministro en su congregación, tenía un comportamiento pésimo, del cual no entraré en detalles, pero una chica no cristiana le dijo que no parecía cristiano. El joven se enojó, pero a fin de cuentas ella tenía razón.

Hermanas, ¿pueden ver lo que está pasando? Así como este joven, muchas de nosotras vivimos un evangelio sólo de palabras, una vida no digna del evangelio, una vida acomodada, una vida a nuestra manera y no a la manera que Dios ha planeado para los cristianos. Fuimos llamadas a ser luz, a inundar nuestros alrededores de paz. Tenemos que ser de bendición donde quiera que lleguemos, tenemos que ser revolucionarias e impactar las vidas de los que nos rodean. ¿Cómo podremos impactar si estamos viviendo un evangelio tibio, permitiendo hasta en la iglesia cosas no agradables ante los ojos de Dios para poder tener a muchos hermanos y para nosotros mismos poder satisfacer las necesidades de nuestra carne? ¿Cómo podremos impactar si hacemos las cosas para que nos exalten, y estamos llenas de rencor, maldad, y tenemos innumerables enemistades? ¿Estamos bien? Creo que no.  Apocalipsis 3:16 nos habla de que a los tibios, aquellos de dos aguas, Dios los vomita; así que es mejor que nos redefinamos y decidamos empezar a vivir una vida digna del evangelio.

¿Cómo vivimos una vida digna del evangelio? ¡Procuremos cultivar el fruto del Espíritu! “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”. (Gálatas 5: 22-23). Cuando dejamos a un lado la vida que nos ofrece Satanás y decidimos vivir una vida guiada por Dios, entonces poco a poco iremos cultivando el fruto del Espíritu. La vida digna del evangelio es aquella que solamente está dirigida por nuestro Señor, una vida que lo imita a Él y que desea ser humilde, mansa; que desea soportar y amar a su hermano en todo tiempo.

Amiga, ¡Dios anhela que empieces a vivir una vida digna, esa vida que el planeó para ti, que diseñó exclusivamente para ti! Que cuando Él te vea pueda sentirse alegre, al ver que su hija trabaja para Él en su Casa, pero también está viviendo una vida  conforme a su propósito.  Eres una escogida de Dios, para ayudar a otros, para llevar luz a tu escuela, universidad, trabajo; a todo lugar. El ejemplo de una verdadera vida cristiana puede ser el testimonio más grande que puedes dar, más que estar sirviendo en la iglesia, más que desempeñando el ministerio que desempeñas.

Dios quiere que vivas UNA VIDA DIGNA DEL EVANGELIO y sólo se consigue en la INTIMIDAD CON ÉL; de esa manera podrás mantenerte rebosada de amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. ¡Empecemos ya! ¡Hoy es el día para marcar la diferencia! Te aseguro que Dios pondrá gracia en ti y verás su favor en el ministerio que desempeñas, pues Él no sólo exige fidelidad en la iglesia, sino en todo lugar. ¡Vive una Vida Digna para Él! ¡Ten un Ministerio A Color!

Por: Tey Abreu

About these ads
Categorías: Ministerio A Color | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

A %d blogueros les gusta esto: